Viajes

La arquitectura modernista del Gran Hotel

Posted on Actualizado enn

GRAN HOTEL EN PALMA DE MALLORCA (1903, principios del siglo XX).

mirandoconarte
Fachada Gran Hotel
mirandoconarte
Detalle de cerámica esmaltada en la fachada

Este emblemático edificio de carácter modernista, situado en el número 3 de la Plaza Weiler, fue proyectado por el arquitecto Lluís Domènech Montaner en el año 1901 y finalizado 1903, en principio fue diseñado para que cumpliera con las funciones de establecimiento hotelero de lujo en el centro de la ciudad. Su estructura perfectamente acoplada con la decoración exterior, nos muestra elementos de carácter oriental y neogótico, bajo una influencia modernista catalana, puesto que Domènech era catalán. Detalles varios en su fachada nos muestran figuras de águila, capiteles con motivos florales, baldosas policromadas, etc.. Sigue una mezcla de técnicas mixtas combinando todo tipo de manifestaciones artísticas, lo que demuestra la habilidad del autor para unificar todas las artes como, escultura, cerámica, pintura, que se fusionan en una ornamentación fabulosa. Todo viable gracias a las manos de los artesanos de la época, ejecutores que llevaban a cabo el proyecto, años más tarde, hacia 1993 el edificio queda rehabilitado y acondicionado con algunas modificaciones, una reforma que no escatimó en costes y en la que trabajaron multitud de profesionales. En su fachada podemos encontrar formas geométricas y curvilineas, como sus grandes balcones semicirculares sobresalientes ideados por Domènech, que quedan perfectamente integrados en los ángulos de sus dos fachadas, construidas con materiales de piedra calcárea y arenisca. Destacando su decoración exterior, también podemos fijar nuestra mirada en los maravillosos vitrales emplomados de sus ventanas rectangulares, pinturas en sus muros, cerámicas esmaltadas, barandillas y ornamentaciones de hierro forjado.

mirandoconarte
Detalle balcón en fachada
Detalle balaustrada del balcón
Detalle balaustrada del balcón
mirandoconarte
Entrada principal del edificio

 

 

 

 

 

 

Los motivos florales, vegetales, geométricos, se combinan con personajes esculpidos en los muros y balconadas revestidas, esculturas integradas como, dragones y figuras humanas, realizadas con piedras traídas de Porreras y Santany, todo esto crea un conjunto que resalta su volumen estructural. En la entrada y planta baja del edificio nos acogen unas grandes arcadas apoyadas sobre columnas y angulosos zócalos que, recuerdan a los patios con porche de las

Fachada frontal
Fachada frontal
mirandoconarte
Chaflán de la fachada

casas catalanas tradicionales. Todos sus muros estudiados meticulosamente, en la planta superior se encuentran los elementos de coronación del edificio que le aportan en su conjunto una elegancia propia y original, todo esto hizo que se convirtiera en una de las construcciones de mayor belleza de la ciudad. Actualmente se utiliza como sala de exposiciones, conferencias, biblioteca, librería, bar-restaurante y alberga una exposición de pintura permanente de Anglada-Camarasa, es la sede de la Fundación ¨La Caixa¨ en Palma.

*Fotografías: Jaime Vaquer

mirandoconarte te recomienda visitar este emblemático y singular edificio, una joya modernista en pleno centro de la ciudad de Palma.

Sensaciones florentinAS

Posted on Actualizado enn

Si nos preguntamos, ¿qué es la estética? Puede ser algo difícil de definir, aunque cada uno tiene la suya propia y muchas veces sin ser consciente. Cada persona tiene su estilo propio y sus gustos, incluso en el vestir, no es casualidad ir vestido de determinada manera. Todo tiene su explicación y mejor o peor  cada uno tenemos una estética definida que, nos hace identificarnos con nuestro ser interior, con nuestros gustos y con lo que nos atrae. Es una manera de sentirnos identificados con lo que nos interesa y decidir qué y a qué no le vamos dedicar nuestro valioso tiempo.

Fachada Santa Mª Novella
Fachada Santa Mª Novella

Dando un paseo por Florencia, te das cuenta que su estética es brutalmente atrayente, todo en su conjunto va acorde y nada desentona. Miles de visitantes, en una ciudad realmente bella, mires por donde mires todo parece estilizado, armonioso, sintonizado. Una ciudad que aflora arte en todos sus rincones y te hace sentir extasiado durante todo su transcurso, no puedes dejar de mirar, observar, investigar, algo realmente mágico, debe ser un sentimiento parecido al de un niño cuando visita Disneylandia, te deja un impacto interior que, aún cuando pasan los días, te siguen pasando sus imágenes por la mente, incluso algunos sueñan con ella.

Divisar la imponente cúpula de Brunelleschi de Santa María di Fiore, en la que Verrocchio remató con una bola y una cruz a 114,5 metros de altura, gracias a la grúa que Leonardo Da Vinci diseñó para poder colocarla, deja boquiabierto a cualquiera. Acercarse y ver que le acompañan su campanile y baptisterio de mármol tricolor en su conjunto, todo un gozo para los sentidos. Al igual que la maravillosa fachada de Santa María Novella de Alberti, construida entre los años 1458-70, con absoluta simetría y a modo de los arcos triunfales romanos, presumiendo de un integrado frontón flanqueado por volutas,  puro preciosismo.

Pasando por sus dos famosas galerías, la Academia dónde se encuentra el David de Miguel Ángel con sus cinco metros de altura imponentes y la Uffizi que alberga obras tan interesantes, entre otras, como El nacimiento de Venus y La  primavera de Boticcelli, Judith y Holofernes de Artemisa Gentileschi, La Venus de Urbino de Tiziano o el impactante

¨La primavera¨, Boticcelli
¨La primavera¨, Boticcelli
¨Baco¨, Caravaggio
¨Baco¨, Caravaggio

Baco de Caravaggio, que te mira, como si te llamara para invitarte a compartir ese vino que sostiene en su mano en la brillante copa, un cuadro que causa verdadero impacto por su clara definición, realismo, iluminación, te deja atónito, una sensación difícil de explicar.

Palacio Ruccelai
Palacio Rucellai

Siguiendo con los palacios, como el Strozzi y el Vechio abierto al público a diario, la estudiada fachada del Rucellai, cumpliendo la superposición de los órdenes, modelo a seguir como solución a las fachadas palaciegas de la época e inspirado en El Coliseo , pasando por el Medici-Ricardi de Michelozzo, de planta cuadrada con patio interior como la mayoría e integrado en el centro ciudad. Cruzando el Ponte Vechio, el Pitty, impresionante por su grandeza y robusto almohadillado, recordando su carácter defensivo y de fortaleza con excepcionales jardines.

Todo, hasta lo más mínimo en esta ciudad, los edificios, los palacios, las iglesias, etc… está en consonancia, está acoplado, constituye un repertorio que les permite vivir en común de manera armónica, establece vínculos con los visitantes, les hace tener y ser conscientes o no, de la experiencia estética que están viviendo mientras callejean, es cuando puede pasar que el objeto se enfrente al sujeto y conecten entre ellos, aporta una especie de poética visual que, permite fusionarse automáticamente con esa magia que fluye en el ambiente, es cuando dentro de nosotros aflora la sensibilidad y nos toca la fibra, pero no entiendes muy bien el porqué. Esas sensaciones les afectan a numerosas personas al pasear por Florencia, son las sensaciones florentinas que te llevas para siempre dentro de ti.

Enteramente bella como pocas y con una carga histórica importante. De allí, surgió parte del estilo del arte renacentista de la época, su punto de partida y de expansión por otros lugares, evolucionando en cada momento, desde el urbanismo hasta las bellas artes, donde coincidieron grandes artistas, pintores, escultores, arquitectos y gracias a sus mecenas tuvo un desarrollo próspero y vital. Aunque sus enfrenamientos entre las poderosas familias en el siglo XV por hacerse con el gobierno, fueron motivo de muchos capítulos de disputas sociales y políticas.

Exterior Galería Uffizi
Exterior Galería Uffizi

En su momento creó una inestabilidad para sus ciudadanos, grandes cambios en el ambiente económico, social y cultural en una refinada atmósfera intelectual, cuyas élites se habían entregado al arte, a la poesía y a la filosofía.

A pesar de todo, pasearse por sus calles, siendo consciente de todos los episodios que se vivieron en esa época y ver que su arte sigue estando ahí, al pie del cañón, poder sentirlo, es algo mágico que te hace viajar más de quinientos años atrás y pensar que aún podemos pisar los mismos adoquines, es una sensación que no tiene precio, es inexplicable y enormemente atrayente, es arte en su conjunto, unido todo en una ciudad que te envuelve, arte, arte en estado puro.