Románico

Manuscrito del Apocalipsis (Valladolid, Biblioteca de la Catedral)

Minientrada Posted on Actualizado enn

Beato de LiébanaLas ilustraciones de ‘Los cuatro jinetes del Apocalipsis’ insertos en el códice manuscrito del Beato de Liébana, en relación al estilo mozárabe, datados en el año 970 (siglo X), se realizaron en  pergamino e ilustraron con ochenta y siete asombrosas miniaturas de coloraciones muy intensas. Se trata de uno de los más ricos y completos ejemplares de la serie que versa sobre los ¨Comentarios al Apocalipsis de San Juan¨, redactados por el Beato de Liébana, recogiendo comentarios de los Padres de la Iglesia. Es la obra artística más antigua que posee la Biblioteca. Contienen láminas hermosísimas ilustradas, elaboradas por los copistas e iluminadores de los monasterios para dar una mayor expresividad y comprensión al texto. Se elimina el volumen, perspectiva, espacio, dando paso al predominio de la línea y la intensidad colorista tan llamativa que, es lo que se hace destacar en las imágenes de la escena. Se utiliza la técnica del aguazo, los colores se disuelven en agua y se aglutinan con huevo, cola o miel, es una pintura muy adecuada para el papel y el pergamino, bastante opaca y consistente. En la ilustración se utilizaban varias tintas. Los colores se obtenían de pigmentos minerales como por ejemplo, el ultramar que salía del lapislázuli, el amarillo del plomo o del azafrán y el anaranjado del minio ¨óxido de plomo¨, los iluminadores disponían también de pan de oro que se colocaba después de preparar el pergamino con yeso mate. Después la encuadernación consistía en coser los cuadernos y se les colocaban las tapas de madera, aplicando bandas de piel en el lomo para proteger el códice. Hacían referencia a la iconografía religiosa y popular en relación con el románico, con los símbolos, signos y figuras de la época. Respecto a las imágenes ofrecidas en las ilustraciones, las figuras pueden ser reales o fantásticas, como el caballo blanco montado por un jinete con arco que recibe una corona, el caballo alazán y jinete con espada con la que quitará la paz en la tierra, el caballo negro con su jinete portando una balanza y el caballo macilento con un jinete que lleva una espada y que es conocido como ¨muerte¨, tras él, el abismo, siempre con un carácter simbólico benéfico o maléfico.